Otro de los planes que llevará a cabo el ayuntamiento próximamente será el soterramiento de los contenedores situados en la Plaza de la Iglesia. Para ello, el consistorio deberá realizar la obra civil, es decir, adecuar el espacio para que la empresa concesionaria, en este caso GIAHSA, pueda instalar los nuevos mecanismos.

Con esta nueva forma de recogida de residuos, no sólo se ganará en estética, sino que también se evitarán posibles derrames y malos olores, además de aumentar considerablemente la capacidad de estos recipientes. El concejal de seguridad ciudadana y urbanismo, Luis Fuentes, ha explicado que “se trata de un proyecto que supone un inversión mínima para el consistorio, ya que responde a unas necesidades concretas en un punto específico”.

Estas “islas ecológicas” se componen por un foso de hormigón en el que se introduce una estructura metálica, conformando así una plataforma con cabida para un contenedor que, por medio de un elevador hidráulico, se oculta en el suelo. En la superficie quedan únicamente unos buzones de carga a través de los cuales el ciudadano deposita los residuos.