La Hermandad del Rocío de San Juan del Puerto ultima los preparativos para la romería. Atrás han quedado los diferentes actos sociales, litúrgicos y religiosos y la filial número diez espera la llegada de la mañana del 8 de junio para efectuar su salida. En la tarde anterior, la carroza de la Hermandad sanjuanera, habrá realizado el tradicional recorrido por las calles con paradas en las casas de anteriores presidentes y hermanos mayores.

             El Hermano Mayor de este año es Gabriel Villegas Escolar y repite en el cargo tras 27 años “en 1984 era yo un niño y aunque llevé la hermandad fui asesorado por mis padres y simplemente iba por mera representación, ellos tomaban las decisiones; este año es cuando estoy sabiendo lo que es llevar una hermandad porque todo el peso recae sobre mí y no como entonces, pero 1984 me marcó como rociero, mi padre sembró en mí aquella semilla y en esta primavera vuelve otra vez a germinar y a dar sus frutos”.

             Para Gabriel Villegas este Rocío de 2011 empezó hace tres años cuando se puso en contacto con la Junta de Gobierno para proponerle llevar la Hermandad “ellos lo vieron con buenos ojos y aceptaron nuestra petición, fue en ese momento cuando empezó el Rocío del 2011. No ha habido un día desde ese mediodía en el que no se haya hablado del Rocío de 2011 en mi casa y se ha vivido todo este tiempo de una manera muy intensa, no quiero ni contar de qué manera se vivirán los días que se nos avecinan”. La ilusión no ha decaído en ningún momento para la familia Villegas “desde el primer día pues hemos trabajado pasito a pasito hemos andado el camino de este año y con la misma ilusión que cogí la hermandad, espero llevarla al Rocío y si la Virgen así lo desea y nos de salud pues traerla de vuelta”.

             La Hermandad de San Juan del Puerto cuenta con casi 1.500 hermanos y cumplirá en dos años su Centenario, y para Gabriel Villegas “ese Rocío tiene que ser un Rocío de todo el pueblo de San Juan del Puerto, de hecho hay formada una comisión que está trabajando en varios aspectos como los cultos, la obra social y en la manera de llevar San Juan ese año al Rocío, San Juan ese año tiene que brillar con luz propia, con la luz de cien años de solera que va a llevar al Rocío”. El Rocío no ha cambiado según el Hermano Mayor, han cambiado los tiempos “antes eran otros años donde no había tanta masificación, se vivía un Rocío más familiar, las hermandades eran más pequeñas, pero después lo que es el sentir el Rocío eso no ha variado, la Virgen siempre es la misma y los peregrinos, todo el que va allí va con la misma fe y con la misma ilusión”.

          Finalmente, para el responsable de llevar la Hermandad sanjuanera a la aldea asegura que no hay dos Rocíos iguales “siempre hay unos nuevos, otros que faltan, se celebra una cosa, se puede estar más alegre, más triste pero dos Rocíos iguales nunca los he vivido y no puedes ir tampoco pensando que va a ser igual que el del año pasado, la misma es la Virgen, lo demás todo cambia”.